Reinvención al desnudo VII | Abril-Junio 2018

Me estaba preguntando si escribir este resumen de mi vida en los últimos 3 meses ¿por qué sí? ¿por qué no? He listado argumentos y, de largo, el que más peso tiene es rendir cuentas conmigo mismo. Poner por escrito cómo he ganado y gastado dinero me ayuda a ordenar ideas y a decidir los siguientes pasos.

Abandonada de momento la idea de monetizar este blog esto no es más que una bitácora de un camino hacia unos objetivos. Una especie de diario público con el que escribe como primer beneficiario. Espero que, si sigues leyendo, puedas encontrar algo positivo que te empuje hacia los tuyos.

Aquí van las cifras del segundo trimestre de 2018 en mi camino hacia la excelencia personal y profesional, que ha tenido como novedades gordas la mudanza a Gijón, dejar las clases de pádel y que mis ingresos vengan online al 100% .

Bueno, ha habido otra novedad muy importante que está modificando mi rutina y enfoque de la vida a lo bestia, pero esa va al final.

Ingresos 2T

El domingo 29 de abril di mi última clase de pádel, bueno la última no la di porque mis alumnos, que son muy majos, vinieron de calle a que nos tomáramos una cerveza. Durante los 3 cursos anteriores había tenido unos cómodos ingresos de 600-700 € del pádel, que se acabarían con el cambio a Gijón.

Encontrar ese club, me atrevería a decir que el mejor de Madrid, ha sido una suerte absoluta y, aparte de pasta, me ha aportado otras muchas satisfacciones. Estaba tan a gusto que hasta me había acomodado, ir a vivir a Gijón era una sacudida necesaria.

La idea inicial era aumentar los ingresos por servicios para compensar, o sea vender más tiempo, pero viendo que los ingresos de los nichos marchaban bien he decidido seguir igual. Ahora veo menos pasta pero puedo ir a la playa o 10 días a meditar sin depender de clientes todo el rato. Otro dato importante es que Amazon paga a 60 días, es decir, sé lo que voy a ingresar dentro de 2 meses. Si en algún momento veo que los nichos flojean tengo una ventana de un par de meses para vender más servicios o buscar nuevas fuentes de ingresos.

Oye, ¿y por qué a Gijón?

Pues porque a Carmen le salió una buena oportunidad de curro aquí, bueno en Oviedo, pero por alguna razón que no podría definir decidimos vivir en Gijón a pesar de los veintimuchos km de distancia. La verdad que mi calidad de vida se ha disparado, la ciudad es la ostia, pagamos menos que en Madrid por un piso mejor con una terraza preciosa presidiendo el paseo Begoña y todo está a un paso. Voy a comer y a darle al Freeletics a la playa y tengo a mi familia y colegas a menos de 1h (como vendí el coche estando en Madrid ahora me toca autobús).

En términos de cash, así ha sido este trimestre.

 Ecocrea.AfiliaciónPádel
Abr.6181017671
May.18512030
Jun.33210900
Tot.11353310 671

Todo el trimestre por encima de 1000€ de afiliación complementados con algo de servicios suena a éxito, pero las cifras son lo de menos. Lo mejor de eso es que tengo tiempo para montar nuevos nichos, nuevos proyectos y seguir aprendiendo a saco.

No creérmelo es importante. Podría coger esa pasta que ahora entra casi sola y tirarme el día en la playa o jugando al pádel, pero he aprendido que solo es un resultado del esfuerzo, anecdótico y que no depende de mi. Lo único que sí depende de mí es seguir y seguir, sin expectativas y disfrutando a saco. En cualquier momento Google o Amazon pueden mandarme a la mierda o que la gente deje de comprar lo que vendo. Fijarse en las cifras es fracasar.

Gastos 2T

No todo va a ser llenar el calcetín, así he aflojado la gallina.

 Perso.Prof.Total
Abril10822201302
Mayo7763561072
Junio10152131228

La manera que tengo de proceder con los gastos, impuestos, etc es muy cómoda y ayuda a no fliparse con dinero que no es tuyo o que dejará de serlo pronto. De cada ingreso que recibo hago una transferencia del 30-35% a una cuenta aparte, en otro banco, que nunca miro. De ahí cobra el estado lo que considera, que suele ser bastante, pero duele menos.

Novedades y negocios

En los próximos meses seguiré centrando esfuerzos en generar nuevas fuentes de ingresos todo lo pasivas que pueda pero intentando diversificar de Amazon.

Mi día a día ahora se basa en crear nuevos nichos (afiliación, Adsense…), alimentar a los que ya existen para que crezcan (link building) y dedicar tiempo a otros proyectos más potentes a más largo plazo, como La Bella Solera. La marca sigue creciendo, la web cogiendo cada vez más tráfico orgánico y seguimos con la estrategia de sacar colecciones pequeñas para no acumular stock. De momento marcha muy bien.

Acabamos de sacar estas dos totes, made in Spain, de algodón orgánico… el artículo soñado.

Además, tengo tres proyectos nuevos muy apetecibles de los que rendiré cuentas los próximos trimestres. Aunque con el verano por el medio veremos cómo avanzan.

Personal

No me gusta demasiado la distinción entre vida profesional y personal pero a efectos de organización será útil.

La novedad más importante este trimestre ha sido Vipassana y la meditación. Es un cambio del último mes pero lo reciente no le resta trascendencia. No te voy a contar nada sobre Vipassana que no haya contado ya pero relacionado con la parte profesional me he dado cuenta que estaba posponiendo mi felicidad, me explico.

Cuando no tenía trabajo pensaba «si tuviera trabajo…«

Cuando tuve trabajo pensaba «si tuviera tiempo…«

Cuando tuve tiempo e ideas pensaba «si tuviera un trabajo por horas para poder dedicar tiempo a mi plan«

Cuando tuve ese trabajo «si tuviera más ingresos para poder dejarlo«

Cuando lo pude dejar «si todavía tuviera más ingresos para…. ¿para qué?«

Estoy sano, tengo una vida maravillosa, las ideas claras y todo está bien a mi alrededor (por no mencionar que tengo un podcast premium) y sin embargo la mente se empeña en darle vueltas a todo, y si pasa esto, y si aquello sale así…

La meditación me ha abierto las puertas a una dimensión que no conocía. Resulta que existe la posibilidad de silenciar la mente y sus pensamientos saboteadores, y lo mejor, es entrenable. Solo llevo un mes, estoy empezando a saborear en pequeñísimas dosis el super poder de dominar la mente y estoy flipando muy a lo bestia.

He entendido que ya tengo todo lo que necesito para ser 100% feliz, para vivir la vida al máximo sin posponer la satisfacción plena. Los objetivos son imprescindibles como guía pero no como condición indispensable de felicidad. Ese mismo mensaje lo había leído miles de veces, pero nunca lo había sentido. Lo jodido es que ese hilo que he enganchado es finísimo y requiere de un esfuerzo y una paciencia gigantes para mantenerlo con vida y hacerlo crecer. Ese reto ha adelantado a los nichos, al SEO, a la moda sostenible y cualquier otro objetivo vital.

Tranquilo, no me he apuntado a ninguna secta ni vivo entre incienso, tampoco te voy a decir que medites. Sobre todo porque la idea preconcebida de la palabra meditación que te estará lanzando tu mente poco tiene que ver con la realidad. Yo era peor que tú. También sé que leer no sirve de nada así que mi único consejo es que si eres de los que traga libros de autoconocimiento y desarrollo personal dejes de hacerlo. Tampoco me preguntes porque no puedo hacer nada por ti.

Deporte y zero waste

En el anterior Reinvención al desnudo te contaba que tenía dos nuevas obsesiones. Una era respirar por la nariz y la otra no usar plástico.

La primera, tras unas semanas viendo las estrellas al arrancarme el esparadrapo del bigote, se ha solucionado con la meditación. Tantas horas observando la respiración me he acostumbrado y en mi boca ya no entra moscas.

La segunda también marcha bien. Tengo la suerte de vivir al lado de una tienda donde se vende todo a granel así que entre esa y una frutería muy maja donde ya saben de qué pie cojeo pasan semanas sin comprar nada de plástico. Estaba empezando a echar de menos un poco de tofu o seitán y ayer vi que lo venden en cristal. A veces flipo con lo bien que me va todo.

Respecto al deporte sigo dándole al Freeletics pero me he estancado en el reto de las 50 dominadas, sigo repitiendo la rutina de 9-11 pero de ahí no paso. Puta bida tete.

Planes para el verano

Julio, agosto y septiembre, salvo viajes cortos y puntuales, me verán sentado en esta silla, en la playa de San Lorenzo o con el culo en un cojín y los ojos cerrados. La próxima semana voy con Carmen a Barcelona y, aprovechando el viaje, he montado con David Moral, mi compi en Quédate con el cambio, una quedada informal con la gente que escucha el podcast. Si estás leyendo esto antes del 9 de julio de 2018 y te apetece venir escríbeme.

El resto del verano lo pasaré en Gijón con escapadas a Grao para despedirlo en septiembre con unos días en Menorca. Se aceptan consejos.

En tres meses volveré a recapitular sobre mis andanzas vitales. Buen verano.